ColombiaResidence of Artists

 

Nobre de la Residencia: NARA – Nido de Águilas Residencia Artística
Principales disciplinas artísticas: Artes visuales, Artes escénicos, Escritura, Ciencias, Permacultura, Estudios ambientales y sociales, Artesanía
Fundado en: 2017
Fundado por: Sofia Zuluaga
Residentes por año: 4
Dirección (Ciudad, País): Villa de Leyva, Boyacá, Colombia

 

Producciones AIR TV

Nido de Águilas fue iniciado en Villa de Leyva – Colombia, por Angela Maria Zuluaga en 2010 como un hábitat experimental que pondría la naturaleza en el centro de todas las experiencias, sean agrícolas, culinarias, científicas, biológicas o culturales. El objetivo es conectar a las personas con círculos más amplios de profesionales de los campos ambiental, social, cultural o artístico, y crear una plataforma para procesos creativos que enriquezcan el contexto sociocultural local. Nido de Águilas alberga un banco de semillas de la flora nativa latinoamericana y colombiana, parte del patrimonio humano, que promueve la agricultura limpia y renovable utilizando solo materiales orgánicos. « Lo que buscamos con este espacio es que sea un espacio que permita a mucha gente ser  una aula ambiental abierta para que mucha gente conozca cómo podemos hacer una recuperación del ecosistema, y lo más importante cómo rescatar semillas especialmente para la alimentación », indica Angela Maria Zuluaga, fundadora del proyecto.

El programa de residencia NARA fue diseñado por Sofía Zuluaga, gestora cultural, para disfrutar del apacible contexto rural e inspirar procesos artísticos desde las tradiciones, costumbres y paisajes locales. « Fue fundada en 2017 con el objetivo principal de generar un intercambio entre los artistas locales y la comunidad local {…} y dejarse estimular por el contexto natural. La idea es que haya una simbiosis entre arte y naturaleza. Uno de sus principales propósitos y por el cual lo fundamos fue también la intención de mostrar Colombia y su cultura ancestral a nivel internacional », explica Sofía Zuluaga, directora de NARA.

Los artistas visuales, artistas escénicos, escritores, científicos y mentes creativas de todas las disciplinas pueden postularse para una residencia de dos semanas en la que hasta dos artistas al mismo tiempo compartirán una casa, se admiten colectivos y mascotas, y tendrán acceso a espacios de trabajo compartidos, espacios expositivos, y recibirán tutorías en sus proyectos. « Tendrán además un acompañamiento de un par que estará observando el desarrollo y generando vínculos de diálogos con el desarrollo de su obra. Además, interactuar con la comunidad local, artesanos que puedan de alguna manera inspirar su trabajo o estimular el desarrollo de su proyecto », indica Leandro Mussi, director creativo de NARA.

Además, los artistas realizarán algunas expediciones, visitarán museos e instituciones de la región, y estarán en contacto con artistas locales especializados en joyería, escultura, cerámica, eco-arquitectura, música, cestería y diferentes artesanías tradicionales. Los artistas presentarán su trabajo y proyectos anteriores a la comunidad local a su llegada y tendrán la oportunidad de organizar un picnic artístico al final de su residencia para mostrar los resultados de sus investigaciones. Además, los artistas podrán participar en las numerosas actividades que se requieren en una finca, desde la preparación del terreno hasta la siembra o la recolección.

El objetivo es sumergir a los residentes en el contexto local, estimular su creatividad a través de actividades diarias y crear una red de personas que compartan la misma voluntad de preservación del medio ambiente. « Lo que buscamos cuando el artista llega aquí es que entienda que hay unos procesos y unas dinámicas que lo pueden enriquecer a el con su proceso artístico, en su creación artística, pero también el cómo irradia hacia la comunidad y hacia las personas circundantes », confía Angela Maria Zuluaga.