ArticlesLatest news

Residencias de arte en la época del Covid-19

De Vladimir de Vaumas y Alexandra Christev
Illustración de Katya Mora, 2020, « for nomads quarantine is exile » 

 

¿Cómo el campo cultural sobrevivirá esta pandemia mundial? ¿Dónde se encuentra el arte cuando una crisis global golpea a todas las poblaciones? ¿Qué papel juega cuando las prioridades de las personas se dirigen hacia sus necesidades básicas: salud, alimentación y vivienda? Todos vivimos ahora en este estado de emergencia globalizado, donde se deben resolver los problemas sanitarios urgentes antes de pensar nuevamente en la movilidad cultural. Con casi todas las fronteras cerradas y una gran crisis económica emergiendo debido a la parada temporal de nuestras sociedades consumistas, ¿cómo las residencias superarán la falta de artistas itinerantes en los próximos meses para los más afortunados, y años para los peores casos?

Para las residencias artísticas en curso que albergaban artistas cuando llegaron las órdenes de confinamiento, la respuesta natural es organizar actividades en línea como exposiciones finales, visitas privadas al estudio, diarios de artistas o simplemente entrevistas sobre el estado mental de su creatividad en un momento de confinamiento obligatorio. Otros ya lanzaron su « residencia virtual » para ofrecer un sustituto a las residencias regulares por el momento.

También, un otro fenómeno es notable, muchos artistas en todo el mundo han usado términos como “ auto-residencia de arte ” o “ residencia en cuarentena ” en las redes sociales para expresar su situación doméstica, utilizando este tiempo aislado de la mejor manera, tal como lo harían hecho en la residencia en la que debían ir. Pero también surge una resistencia frente a esta cultura en línea, con artistas que afirman que el arte tiene como objetivo conectar a las personas y que la virtualidad no será suficiente ya que las artes son la clave para comprender las relaciones humanas.

Sin embargo, en un momento en el que nos encontramos entre evitar las relaciones sociales y preservar lo que queda de nuestras culturas, la conectividad parece ser una solución temporal para no perder la cordura y guardar nuestro multiculturalismo.

Otro asunto emerge inesperadamente de este nuevo orden. Dado que las industrias cerraron en todo el mundo, los vuelos comerciales y los transportes marítimos están cerrados durante al menos algunas semanas, ya hemos podido sentir una mejora de la calidad del aire en la mayoría de las capitales y ver a la vida silvestre recuperar su reinado en todas partes. El arte y el activismo siendo amigos íntimos, esta es una oportunidad para que los « artivistas » lideren el camino hacia una mayor conciencia sobre cómo el capitalismo y la globalización han impactado dramáticamente nuestro mundo en el siglo pasado. En este esfuerzo global para contrarrestar el Covid-19, muchos piensan en un mundo posterior a la pandemia que reduciría el ritmo de nuestras sociedades hacia una forma de vida más consciente, más respetuosa de nuestros ecosistemas ya frágiles, y este es un momento para también cuestionar la relevancia de los viajes internacionales y el impacto que el turismo tiene en nuestro futuro.

En este punto, es importante resaltar que los artistas en residencia son considerados como “ turistas culturales ” y participan en lo que hoy se llama “ turismo lento ”, lo que significa permanecer más de 3 semanas en el mismo lugar. El período promedio de tiempo de residencia es de 1 a 3 meses, lo que le da la oportunidad a un artista de comprender su nuevo entorno, adaptarse a él e inspirarse de él. De hecho, creemos que la movilidad cultural participa en el enriquecimiento del conocimiento y la tolerancia, muy necesaria en nuestros tiempos.

No olvidemos el papel principal de los artistas en nuestra sociedad y su intención de expresar y vulgarizar los problemas de nuestro mundo. Esta pandemia dejará una cicatriz histórica en nuestra forma de vida y necesitaremos artistas que nos ayuden a superar este trauma. A través de las experiencias de viaje, los artistas presentan diferentes realidades, diferentes culturas y tal vez ahora diferentes formas en que las personas enfrentan el virus, que no es lo mismo en todas partes. Los artistas se involucran más que nunca y necesitarán un escenario internacional para articular sus investigaciones, pensamientos y críticas.

Con 5000 residencias artísticas en todo el mundo en 2020, un número en constante aumento desde el siglo XXI, y más de medio millón de artistas que buscan programas de residencia cada año, creemos que los artistas y las residencias sobrevivirán a esta pandemia. Entonces, a las residencias de todo el mundo, aproveche este tiempo ofrecido para fortalecer sus redes y continúe abriendo sus espacios, no físicamente, por supuesto, sino virtualmente por el momento, para reflexionar en medio de este confinamiento. Usa toda su creatividad y no permitas que esto sea para nada, compromete tu voz y usa las herramientas digitales para conectarte con tu comunidad. No hay ningún problema sin resolución, y debido a que esta pandemia nos afecta a todos, seamos mucho más colaborativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *